jueves, 22 de enero de 2015

LASAÑA DE OTOÑO (HINOJO Y SETAS) CON BECHAMEL DE CACAHUETE


Sí, ya sé, estamos en invierno... pero todavía podemos encontrar tanto el hinojo como las setas en las tiendas frescos y a muy buen precio. 

Siempre me gusta aprovechar las verduras de temporada para adaptar los platos clásicos. Si siempre preparamos platos como la lasaña con el mismo relleno "universal" (me refiero a tomate frito, soja texturizada o seitán) no tenemos la oportunidad de cambiar nuestra dieta ni probar sabores nuevos... y como la pasta admite de todo, podemos sorprender en casa con rellenos diferentes, dependiendo de la temporada en la que estemos. 

A esta lasaña la he llamado de otoño (o invierno) porque aprovecho para rellenarla de hortalizas que ahora mismo están frescas en el mercado y a muy buen precio. La temporada del hinojo comienza en noviembre, pero todavía podemos encontrarlo en las tiendas, al igual que las setas. No la vamos a rellenar en pleno mes de enero de calabacín, tomates, pimientos o berenjenas... cada estación a lo que toca, y así el cuerpo nos lo agradece, porque cada alimento tiene su función según la época del año en la que lo consumamos. 

Para la bechamel puedes optar por la que mejor te salga a tí. Yo he aprovechado para hacerla también sin gluten, sin lácteos y con un toque diferente: crema de cacahuete, al igual que hice en este plato: Hinojo y berenjena gratinados con bechamel de cacahuete

Ingredientes
Placas de lasaña sin gluten (maíz y arroz)
1 bulbo de hinojo
1/2 cebolla roja
1 bandeja de setas de cardo
3 cucharadas de tomate frito casero
Sal marina
Pimienta negra
Tomillo fresco
Vino blanco
Aceite de oliva virgen extra

Para la bechamel:
Harina de centeno
Caldo de verduras
1 cucharada de mantequilla de cacahuete
Pimienta negra
Sal marina
Nuez moscada



Elaboración
Hervimos las placas según el paquete y las dejamos reposar. 

En una sartén ponemos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y ahí echamos la media cebolla roja, cortada a tiritas finas. Esperamos a que comience a estar pochada (fuego medio-bajo) y añadimos nuestro bulbo de hinojo, el cual habremos lavado, pelado y cortado a tiras finitas. 

Sofreímos sin dejar de remover 2 minutos y entonces agregamos las setas, limpias y cortadas a daditos. Salpimentamos y dejamos pochar a fuego lento durante 5 minutos. 

Avivamos el fuego y echamos un chorrito de vino blanco. Dejamos que se evapore el alcohol. 

A continuación añadimos las 3 cucharadas (aproximadamente) de tomate frito y mezclamos bien con nuestras verduras. 

Aderezamos con hojitas de tomillo fresco y mezclamos bien. Reservamos el relleno. 

Ponemos aceite sobre una bandeja de hornear y disponemos dos placas de pasta. Rellenamos con la mezcla de verduras y tapamos con otro piso de pasta. Volvemos a proceder de la misma forma. Acabamos con un piso de placas y comenzamos a hacer la bechamel. 

Para la bechamel haremos lo siguiente:

En un cazo ponemos el aceite de oliva y las 2 cucharadas de harina de centeno. Puede elaborarse con otro tipo de harina, por ejemplo, con harina de avena, maíz... Removemos continuamente para evitar que se pegue la harina, y cuando comience a tener un tono dorado vertemos por encima, sin dejar de remover, el caldo de verduras. Echamos primero  un chorrito, y cuando veamos que comienza a espesar echamos otro, así hasta que veamos la consistencia adecuada. Si se forman grumos seguimos moviendo con mucha paciencia. Para finalizar, añadimos una pizca de pimienta negra, un pellizco de nuez moscada y sal marina al gusto. 

Cuando tengamos lista la bechamel  agregamos una cucharada colmada de mantequilla de cacahuete y mezclamos bien con la bechamel. 

Vertemos por encima la bechamel y hornearmos nuestra lasaña durante 30 minutos (aproximadamente) a 180ºC. 

¡Emplatamos y a disfrutar!



jueves, 15 de enero de 2015

HOY QUIERO CONTARTE UNA COSA...


Hoy esta entrada no va dedicada a ninguna receta...

Hoy quiero presentarte un nuevo proyecto que acabo de comenzar junto a mis compañeras Bego, Rosa, Carolina, Estela y Alba. Todas ellas blogueras y vegetarianas. 


Estamos muy ilusionadas por presentarte nuestra nueva web:

  Mujeres Vegetarianas


Pronto se llenará de contenidos y nuevas secciones. Queremos hacer de este proyecto algo muy grande donde tengáis cabida todas.

¡Espero que te guste!

domingo, 11 de enero de 2015

MAGDALENAS VEGANAS DE MAÍZ, ALGARROBA Y COCO


Parece que ya le voy pillando el truco a la repostería sin sin sin (sin trigo, sin azúcar blanco y sin lácteos) y cada vez me salen bizcochos y magdalenas más ricos. Hoy quiero compartir contigo estas esponjosas magdalenas de algarroba y coco.

Están elaboradas con harina de maíz, muy apta para hacer repostería porque tiene un toque dulzón, y además, no tiene gluten. A mí me encantan tal y como han salido, porque tienen un ligero toque crunchy por las semillas de chía y el azúcar moreno que las recubre, pero si eres muy goloso/a puedes agregar unas pepitas de chocolate, o rellenarlas de mermelada o compota de manzana. 


Ingredientes
1 taza de harina de maíz
1 taza de azúcar moreno o panela
1 taza de leche vegetal (yo usé arroz)
1/2 taza de aceite de girasol
1 sobre de levadura
1 plátano
1 cucharada de semillas de chía (pueden usarse de lino)
1/4 taza de harina de algarroba
1/4 taza de coco rallado

Elaboración
Mezclamos en un bol todos los ingredientes en el orden anterior. Conforme vayamos añadiendo cada uno removemos con una cuchara de madera. Al final trituramos con la batidora para deshacer el plátano y las semillas de chía. 

Precalentamos el horno a 180ºC. 

Engrasamos con aceite y harina de maíz los moldes para magdalenas (si tenemos moldes de papel no hará falta hacer este paso)

Llenamos los moldes 3/4 partes (sin llegar al tope porque luego sube) y decoramos con un poquito de azúcar moreno por encima. 

Metemos en el horno a 180ºC durante aproximadamente 15 minutos. Y ya están listas. 


martes, 6 de enero de 2015

POTAJE DE AZUKIS CON ALCACHOFAS



Te presento una receta de esas que impregnan la casa con todo su aroma y cuecen a fuego lento, sin prisas... calentando el invierno. 
Estamos ya en plena temporada de alcachofas, un alimento que viene siempre fenomenal para limpiar nuestro organismo, pero que después de las navidades se convierte en ingrediente clave para poder limpiar nuestro hígado. 
Para este potaje solo necesitas dos ingredientes: judías azukis y alcachofas. Fácil, ¿no? Las azukis son un tipo de legumbre muy rico en proteína y que nos ayuda a cuidar el riñón... de ahí la forma que tienen. ¿Te habías fijado?

Como siempre, me encanta reunir en una misma receta alimentos con grandes propiedades. Aquí encontrarás cebolla morada, jengibre, comino, aceite de oliva virgen extra... y cómo no, las azukis y la alcachofa. Bon appetit!




Ingredientes
Aceite de oliva virgen extra
1/2 cebolla morada 
5 centímetros de jengibre fresco
Comino en grano
1 cucharada de pimentón de la Vera
3 cucharadas de tomate frito
4 puñados de azukis
4 alcachofas
Agua ó caldo de verduras
Sal marina

Elaboración
Ponemos los 4 puñados de azukis en remojo la noche de antes.

En una olla echamos un buen chorro de aceite de oliva y sofreímos la cebolla morada cortada en cuadraditos pequeños. Cuando comience a estar dorada, agregamos el jengibre (pelado y cortado muy finamente) junto con una pizca de comino en grano. Removemos bien. 

Añadimos a la olla el pimentón de la Vera, y enseguida, para evitar que se queme, ponemos las 3 cucharadas de tomate frito. 

Entonces agregamos las judías azukis, las cuales habremos escurrido de su agua de remojo. Dejamos que se sofrían unos 2 minutos sin parar de remover. 

Cubrimos todos los ingredientes con abundante agua. Agregamos sal al gusto. 

Lavamos y pelamos las alcachofas hasta dejar las hojas tiernas. Cortamos en rodajitas y agregamos al potaje. 

La azuki tarda en cocer entre una hora y media o dos, así que vigila continuamente que el potaje no se quede sin caldo. Prueba de sal y corrige si es necesario. 

Si echas la alcachofa al principio, como hice yo, quedará muy cocida e integrada con el potaje. Si quieres encontrarte la alcachofa más entera, espera a integrarla en el potaje los últimos 20 minutos. 



lunes, 29 de diciembre de 2014

PIZZA MANDALA CON ALCACHOFAS Y SALSA PICANTE (MASA DE ESPELTA)


Una pizza bien fácil de hacer y que resulta muy bonita a la vista... ¡que también se come por los ojos! 

Podéis jugar con los ingredientes y formar mandalas, seguro que los niños (y no tan niños) se divierten en la cocina. Se prepara en un plis plas, sólo hay que dedicarle un poquito más de tiempo a la masa, que vuelve a ser de espelta integral, tal y como hice hace unas semanas con esta pizza: Pizza blanca de champiñones con salsa de yogurt y membrillo.

Rescato otras recetas del pasado muy parecidas, aunque la masa de espelta está elaborada de manera diferente, os dejo con el link aquí para que le echéis un vistazo a ver cuál os gusta más: Pizza picante de espelta con cebolla y salami vegetal ó Pizza con espárragos, cebolla y canónigos frescos. ¿Se nota que me gusta la pizza?


Ingredientes
Para la masa:
125 gramos de harina de espelta integral 
85 ml aprox. de agua tibia
1/2 sobre de levadura en polvo (Royal)
Una pizca de sal marina
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Para la cubierta:
Tomate frito casero
Salsa tabasco
2 alcachofas
1/4 de pimiento rojo
Aceitunas rellenas de pimiento
Sal marina
Aceite de oliva virgen extra
Orégano


Elaboración
En un bol mezclamos todos los ingredientes secos de la masa, mezclamos bien y vamos añadiendo el agua y el aceite de oliva. Trabajamos bien la masa sobre una superficie limpia y enharinada para evitar que se pegue. Cuando quede una masa elástica y no se adhiera a nuestra manos, formamos una bola y la dejamos en un bol tapada con un trapo a temperatura ambiente suave. La dejamos reposar media hora. Pasada media hora, volvemos a amasar y la devolvemos al bol media hora más. 

Sacamos del bol la masa de la pizza, volvemos a amasar y extendemos con la ayuda de un rodillo enharinado. El resultado es una masa muy elástica, ideal para crear pizzas muy finitas y crujientes. Disponemos la masa ya extendida sobre papel de hornear y metemos en el horno a unos 180ºC durante 3 minutos. Cuando la sacamos, pinchamos con un tenedor la superficie para evitar que suba. 

Mezclamos en un bol la salsa de tomate frito con un chorrito de salsa de tabasco (según preferencias mayor o menor cantidad) y extendemos la salsa sobre la pizza. 

Lavamos, pelamos y cortamos a rodajitas muy finitas las alcachofas. Hacemos los mismo con el pimiento: lo lavamos y cortamos en tiras muy finas. 

Decoramos la superficie de la pizza con estos dos ingredientes, formando círculos concéntricos. 

Terminamos con unas aceitunas rellenas de pimiento (o sin relleno) para decorar, un chorrito de aceite de oliva virgen, un poquito de sal y orégano.

Metemos en el horno hasta que todos los ingredientes estén cocinados y la masa quede dorada (180ºC unos 8-10 minutos) 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...