jueves, 15 de diciembre de 2011

REBOLLONES AL TOMILLO


Hacía tiempo que no ponía ninguna receta... y es que últimamente entre el trabajo (exámenes, evaluaciones...) y los conciertos que hemos tenido los últimos días... ¡recrearse en la cocina cuesta mucho!

Os preparo unos buenísimos rebollones (rovellons) que son sencillísimos de hacer y mi padre siempre nos ha cocinado con mucho esmero durante muchísimos años. Aunque parece que este año la temporada de setas se ha retrasado un poquillo... ¡ya los tenemos aquí! Este año los primeros han sido un regalo sorpresa, una amiga de mi hermano (también Ana y también vegetariana) los cogió en el monte de Navarrés, en el interior de Valencia, y nos trajo medio kilito de regalo. Riquísimos y frescos.

---------------------------------------------------------------------------------

Ingredientes:
500 gramos de rebollones frescos
6 dientes de ajo
Aceite de oliva virgen
Una pizca de sal
Vino blanco
Una ramita de tomillo

Elaboración:
Se limpian los rebollones con un pincel para quitarles los restos de tierra. A continuación les hacemos un corte superficial por la mitad sin que lleguen a partirse. Si son demasiado grandes los partimos por la mitad. 

Preparamos una sartén profunda echando un buen chorrito de aceite de oliva virgen, cuando esté caliente ponemos los dientes de ajo sin pelar, solamente con un corte en medio. Cuando veamos que están sofritos (no deben quemarse) agregamos los rebollones y la ramita de tomillo. Bajamos el fuego de medio a bajo. Echamos la sal, movemos y tapamos la ollita para que se hagan los rebollones a fuego lento y en su propio jugo. Mantenemos así, removiendo de vez en cuando, durante aproximadamente unos 15 minutos, siempre con el fuego muy suave. Cuando veamos que comienzan a estar tiernos, echamos un chorrito de vino blanco y volvemos a tapar para que termine de cocinarse con el caldo. En ningún momento debe quedar seco, los rebollones se deben cocinar con su propio jugo y el chorrito de vino.

Emplatamos de inmediato y nos preparamos para comerlos junto con un buen pan del día, ¡porque el caldito está para chuparse los dedos!




7 comentarios:

  1. Me encanta! Sencilla y seguro que esta mas que rica. Me la apunto! :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Que ganitas de verte por aquí, Nefer! Espero que aunque hayas estado liada, disfrutes ahora de las vacaciones de Navidad como bien sabemos que te mereces. Besitos!!

    ResponderEliminar
  3. A estas horas de la noche... un sábado... y aún estoy corrigiendo exámenes. ¡Luego dicen que trabajamos poco los profesores! Seguro que Esperanza Aguirre ahora está de copas por Madrid o en su casa sobándola. :(

    ResponderEliminar
  4. Siendo los rebollones silvestres y el tomillo en rama, seguro que están deliciosos.
    Por cierto, compartimos las dos misma pasiones, música y cocina. También tuve un grupo llamado Tv Fly del que guardo un grato recuerdo.

    Una abraçada

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué cosa más rica!, me chiflan los rovellones, el problema es que se ven tan sumamente feos cuando los compras, que no sé si es que me los han vendido un poco "perjudicados" y les tengo que quitar mucho o es que son así los pobres. Pero las setas en general, me parecen absolutamente riquísimas.
    :)

    ResponderEliminar
  6. Sí, alguna que otra vez parece que les han dado una paliza. Yo suelo comprar los que están enteros y con buen color. Ahora toca esperar al otoño que viene para volver a comerlos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu respuesta!, yo es que creo que no tengo claro cómo deben estar, porque en cuanto les veo partes verdes, pienso que no están bien. Esperaremos a que vuelva la temporada.
      Besotes.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...